Mira cómo la selección genética ha arruinado a estos perros

La obsesión humana por seleccionar y cruzar a perros que tienen ciertas características “deseables” de sus respectivas razas, ha generado un sinnúmero de problemas genéticos a los canes. Ve cómo han cambiado en 100 años y las consecuencias de la recruza.

Captura de pantalla 2015-08-12 a las 9.30.03Dominique Yunis tiene 21 años, esta perdidamente enamorada de los perritos y no soporta ver uno en la calle, mucho menos hambriento, por lo que siempre tiene comida de perros en su cartera. En 2009, junto a su familia, compraron un cachorro Pastor Inglés en un criadero donde le aseguraron era de excelente linaje. “Se llamó Nick, los primeros meses fue un perro muy sano. Al crecer empezó a demostrar extraños síntomas; cuando volvíamos de pasearlo, estaba muy acelerado y se echaba al suelo, cuando intentaba levantarse se veía cómo sus patas cedían ante el esfuerzo y caía. Lo llevamos al veterinario y aseguraron que no había problemas en su corazón ni en su estado físico”. A principios de 2010, Nick dejó de comer y Dominique volvió a llamar al veterinario, el cual le dio un suplemento alimenticio y un remedio para abrirle el apetito, pero no tuvo resultados. En los siguientes días comenzó con dificultades para hacer sus necesidades y el veterinario le hizo una limpieza en su zona rectal, pero el problema no mejoró. No pasaron más de dos días y Nick ya no se levantaba, entonces lo llevaron a otra veterinaria. “Ahí nos dieron el primer diagnóstico correcto de su enfermedad: cáncer a la próstata. Sus riñones estaban prácticamente consumidos y el cáncer se había extendido por su cuerpo. Mi mamá revivía la historia del perro que tuvo a los 25 años: un animal repleto de problemas genéticos provocados por la recruza que pretende mantener el linaje de la raza”.