Mensajes Secretos Que los Gatos Envían con su cola

La primera respuesta de muchas personas que se topan con una pelea de perros es gritar a todo pulmón para tratar de poner fin a la acción. Si esto no funciona - y por lo general no es así, e incluso puede provocar que se intensifique la pelea - el siguiente movimiento reflexivo es tratar de llegar a los perros para rescatar al que esté recibiendo la peor parte. Muy frecuentemente, los intentos para separar físicamente a los perros que pelean resultan en un grave daño al humano que interviene, a veces ocasionado por su propio perro – lo cual sólo empeora la situación. Sin embargo, no es realista esperar que un amante de perros simplemente retroceda y vea el desarrollo de una pelea brutal. Entonces, ¿qué es lo que debe hacer una persona cuando se desata una pelea? ¿Perro Que Ladra No Muerde? Según la aclamada conductista de perros, la fallecida Dra. Sophia Yin, la mayoría de las peleas entre perros desconocidos o primeras peleas entre los perros que son compañeros de casa son simplemente "peleas amistosas", incluso si hay mucho ruido y pelaje volando por todos lados. Si cualquiera de los perros va más allá, es comúnmente una rápida y ligera mordida. La principal preocupación en estas situaciones es lograr separar a los perros sin ser mordido, y esto significa que evitar agarrar la cabeza o el cuello de cualquier animal. Según la Dra. Yin, el método más seguro es agarrar a los perros por la parte trasera y rápidamente jalarlos y separarlos. Como alternativa, y dependiendo de donde estés parado o qué tan rápido cambien de posición los perros, puedes colocar tu pie en la caja torácica de uno de los perros y empujarlo. Esto NO es darle una patada al perro - es simplemente utilizar tu pie, contra uno de sus lados, como una palanca para apartarlo. Este método es mucho más seguro que agacharte sobre tu perro, mientras que intentas alejarlo con las manos. Esto también deja las manos libres en caso que necesites controlar al otro perro. Si tienes una correa para perro cerca de ti, también puede funcionar lazarla bajo las patas traseras de los perros y jalarlos de sus extremos traseros. [caption id="attachment_8350" align="alignright" width="300"] VEN A LA COSTA BRAVA con tu mascota, recorre Cadaqués, Museo Dali,... Girona, Cap de Creus , AHORRATE MAS DE 300 euros.. VEN CON TU MASCOTA. PINCHA EN LA FOTO Y LLEVATE UNA SORPRESA[/caption] Otros Métodos Para Interrumpir una Pelea de Perros Otros métodos para separar a los perros que pelean implican distracciones, incluyendo: Colocar una tabla u otro objeto entre ellos Rociar a los perros con agua Golpear un objeto ruidoso cerca de ellos; o con una bocina de aire Utilizar un spray aversivo de citronela (marca Direct Stop™) Echar una manta sobre uno o ambos perros Invitar a uno de los perros a ir a una caminata o un paseo en el carro Golpear ligeramente en la cabeza con un periódico o revista a uno o ambos perros Tocar el timbre de la puerta o abrir una puerta hacia el exterior (si tienes una reja o jardín) La Dra. Yin hace hincapié en que, en todos los casos es importante evitar tomar cualquier acción que pueda causar que los perros redirijan la agresión hacia ti. También es importante recordar que no hay una técnica para interrumpir una pelea de perros que sea infalible, y todas implican un cierto grado de riesgo tanto para los perros como para los humanos que tratan de intervenir. Todo depende de que entiendas los riesgos, sopeses las probabilidades y decidas si los riesgos son mayores que la posibilidad de las lesiones. Una vez que los perros se separan, es importante prestar atención a si uno o ambos perros quieren seguir peleando, ya sea que se calmen rápidamente, o traten de escapar. Si uno de ellos claramente quiere seguir peleando, necesita entrenamiento de modificación de conducta por refuerzo positivo para evitar peleas futuras. Las peleas de bajo nivel pueden evolucionar a peleas más peligrosas en los perros que presentan una agresión que no se ha diagnosticado o verificado. También hay que tener en cuenta que la mayoría de las peleas de perros pueden ser evitadas por los dueños que están atentos y que notan cuando un perro está tenso alrededor de otro, y toman medidas inmediatas para separar a los perros. Los Signos de Agresión Entre Perros Una agresión entre perros se convierte en un problema cuando un perro se comporta de manera agresiva con los perros de la misma casa, o más comúnmente, con perros desconocidos. Algunas personas consideran que la agresión de un perro hacia perros extraños es normal; sin embargo, sin la intervención y el entrenamiento adecuado, algunos perros pueden llegar a ser agresivos en forma desproporcionada debido al aprendizaje y/o factores genéticos. La agresión entre los perros es más común en los perros machos que son intactos, y entre los perros del mismo sexo. Normalmente, el problema se hace evidente ya sea cuando el perro llega a la pubertad (de los 6 a los 9 meses de edad), o cuando se convierte en un perro socialmente maduro entre los 18 a los 36 meses. Los síntomas comunes de la agresión entre perros incluyen: Gruñir Agacharse Morderse los labios Meter la cola Intentar morder Lamerse los labios Lanzarse contra otro perro Retroceder Posturas de miedo o sumisión En el caso de una agresión entre perros del mismo hogar, por lo general hay signos preliminares que indican que un perro está tratando de ejercer un control social sobre el otro. Por ejemplo, un perro puede mirar fijamente al otro y bloquearle la entrada a una habitación. La mejor manera de frenar el comportamiento agresivo de un perro es cortarlo de la raíz, mientras aún es un cachorro. Reconocer el Comportamiento Agresivo en Tu Cachorro Durante un juego normal, un cachorro puede hacer una reverencia de juego (bajar la cabeza mientras levanta su trasero), llegarte de frente o lateralmente, mantenerse de pie sobre sus patas traseras, mover la cola, correr de lado a lado, dar unos gruñidos y ladridos de alta frecuencia, y cazar espontáneamente a ti u otro animal en la casa. Estos comportamientos son divertidos de ver y para participar con tu cachorro, a menos que se vuelvan demasiado extremos. Los pequeños cambios en el juego normal que pueden indicar un problema incluyen: Gruñidos profundos y prolongados Mirada fija Postura rígida Agresión que es situacional o dependiente de un estímulo en vez de espontáneo Estos comportamientos agresivos pueden ser el resultado del temor, la territorialidad, el conflicto, o el dolor, y deben ser evaluados inmediatamente por ti, el veterinario, y/o un veterinario conductista. Cómo Desalentar el Juego Agresivo en los Cachorro Con el fin de evitar que un cachorro con tendencias agresivas se convierta en un perro adulto agresivo, tu cachorro debe aprender a jugar apropiadamente, y lo puedes ayudar de las siguientes maneras: Frena el mal comportamiento. Mantén un juguete a la mano que capte la atención de tu cachorro tan pronto como él se involucre en un comportamiento inapropiado. Ofrécele juguetes apropiados para masticar antes de que tenga la oportunidad de tomar malas decisiones. Dale indicaciones verbales seguidas por una acción. Si tu cachorro muerde demasiado duro durante el juego, dile en voz alta "¡Ay!," y deja de jugar inmediatamente. Dale tiempo fuera. Si tu cachorro no está respondiendo a tus intentos de detener un comportamiento, ponlo junto con algunos juguetes en una habitación separada o en su jaula hasta que se calme. No participes en juegos bruscos o agresivos. Algunos cachorros tienen un bajo umbral de excitación y pueden rápidamente hacerse muy asertivos. Evita el juego riguroso o intenso con estos cachorros, ya que puede evolucionar en un juego que involucra más el comportamiento de mordisquear, el cual es difícil de suprimir. Usa correas y arneses para la cabeza. Puedes utilizar una correa tanto dentro de la casa como afuera para detener rápidamente un comportamiento. No jales o sacudas la correa – utilízalas simplemente cuando sea necesario lograr el control de la situación. Los arneses para la cabeza a veces proporcionan una sensación más natural de control que los collares, pero es importante que el collar, el arnés o el cabestro coincidan con las necesidades de entrenamiento y la personalidad de cada cachorro. Fuente: http://mascotas.mercola.com]]>

Mataró decide cerrar definitivamente la perrera municipal

Los registros de los historiales de hospitales veterinarios fueron examinados y contabilizados durante un período de 13 años para evaluar los efectos de la castración en perros en los rangos de edad específicos: castración antes de los 6 meses,  entre 6-11 meses, 1 año, o de 2 años a 8. • Los trastornos de las articulaciones examinados fueron: displasia de cadera, rotura del ligamento cruzado y displasia de codo. • Los cánceres examinados fueron: linfosarcoma, hemangiosarcoma, tumor de células cebadas, y cáncer de mama. Los resultados para el golden retriever fueron similares a los del estudio anterior, pero había diferencias notables entre las razas: En el labrador retriever, donde alrededor del 5 por ciento de los machos y las hembras intactas han sufrido uno o más trastornos en las articulaciones. Castrar antes de los seis meses de edad duplicó la incidencia de uno o más trastornos de las articulaciones en ambos sexos. Entre los efectos de la castración en perros, castrar antes de los seis meses aumentó de la incidencia de algún trastorno de articulaciones hasta 4-5 veces la de los perros intactos. La incidencia de uno o más casos de cáncer en hembras labrador retriever castradas aumentó ligeramente por encima del nivel del 3 por ciento de las hembras intactas. Por el contrario, en el sexo femenino de la raza golden retriever, con la misma tasa de 3 por ciento de uno o más tipos de cáncer en hembras intactas, la castración en todos los períodos de la vida aumentó la tasa de al menos uno de los cánceres hasta 3-4 veces. En los perros machos de las dos razas, la castración tuvo efectos relativamente menores en el aumento de la incidencia de los cánceres. Las comparaciones de los cánceres en las dos razas sugiere que la aparición de cánceres en hembras golden retriever es un reflejo de especial vulnerabilidad a la eliminación de la hormona gonadal. • Más información: Efectos en la salud a largo plazo de la castración perros: Comparación de Labrador Retriever con Golden Retriever, estudio completo. N. de la R.: Este estudio, como otros publicados hasta la fecha (como este otro sobre perros de la raza Vizsla) y los que vendrán,  todavía no permiten sacar conclusiones claras. De hecho, en este estudio echamos de menos la comparación de los cánceres evitados al castrar (de útero, mamas…) con los que se incrementan. Aunque el caso concreto del golden retriever (incluso por el elevado número de ejemplares que integran las estadísticas, y la cantidad de casos de cáncer que se dan en golden retriever) sí permite hablar ya de -al menos- una cierta predisposición de la raza. Estaremo atentos a próximos estudios.   Fuente: http://www.doogweb.es/]]>

Hasta 30.000 euros de multa para quienes abandonen o maltraten a sus mascotas

Ven a Mas-Torrencito una noche desde 19 euros... entra en nuestra web y compra tu bono para ti, tu mascota o para regalar... te lo personalizamos... ENTRA YA!!![/caption] La otitis externa es una enfermedad inflamatoria aguda o crónica que puede afectar el pabellón auricular, el conducto auditivo externo y el tímpano. la cual puede ser causada por diferentes tipos de patógenos como los parásitos (el más común es un ácaro, el Otodectes cynotis que vive de manera habitual en perros y gatos) y los hongos. Otitis en perros, causas, síntomas y tratamiento. También puede ser ocasionada por cuerpos extraños, alergias, trastornos de la queratinización, desórdenes endocrinológicos, desordenes glandulares, enfermedades autoinmunes, enfermedades virales y neoplasias. Esta enfermedad suele ser más frecuente en perros que  en gatos. Algunos de los gérmenes que pueden vivir y desarrollarse dentro de un oído infectado agravando este proceso inflamatorio son las levaduras (Malassezia pachydermatis) y las bacterias (Staphylococcus sp, Pseudomonas sp, Proteus sp y E. Coli) como los más importantes. En los perros, esta enfermedad puede resultar muy difícil de tratar por ello se debe identificar el tipo de microorganismo que la está causando para que el tratamiento sea  exitoso. También es importante un buen diagnóstico ya que posiblemente sea causada por alguna enfermedad que haya ocasionado dicha afección, así que es necesario tratar la enfermedad para prevenir que vuelva a aparecer la otitis. Muchas veces las otitis en los perros se hacen más profundas, llegando al oído Medio (se conoce como otitis media) haciéndose entonces mucho más difícil de tratar. El oído del perro es un órgano que tiene dos funciones importantes: oír (percibir el sonido) y el equilibrio (mantener  la posición corporal). El oído externo es un receptor de sonidos, el oído medio convierte las ondas sonoras en vibraciones mecánicas y el oído interno es donde las vibraciones mecánicas son transformadas en impulsos eléctricos reconocidos por el centro de la audición en el cerebro. Esta enfermedad es muy molesta para el animal, causa intenso malestar en uno o ambos oídos. También causa mucho dolor lo cual hace que estén con la cabeza inclinada, que se rasquen y se lastimen en las regiones cercanas a la oreja, también puede ocurrir que cuando los toquemos lloren, griten o incluso nos quieran morder. Muchas veces sale del oído gran cantidad de pus o cerumen, es posible sentir un intenso olor que a veces se confunde con el olor del cuerpo, pero en realidad es proveniente del oído. Síntomas de la otitis en perros Cambios en el comportamiento. El perro no para de frotarse contra las cobijas, muebles, etc. El animal se rasca las orejas más de lo normal. Cuando se le acaricia en las orejas se queja. Se sacude constantemente como si tratara de sacar un cuerpo extraño de su oído. En sus oídos se observa una secreción anormal en aspecto y olor que puede ser de color amarillo claro hasta marrón negruzco dependiendo del tipo de patógeno. Al sacudirse elimina abundante secreción. Los oídos le huelen mal. Agresividad. En casos graves los oídos pueden tener un olor putrefacto, se puede observar una pérdida de audición y el animal tiende a tener problemas de equilibrio, se choca con las paredes. Diagnóstico de la otitis en perros Es fundamental la anamnesis (la época en que se presenta esta afección, dónde vive, si ha sido bañado hace poco o si se ha peleado con otro animal son datos importantes) y el examen físico general incluyendo el dermatológico, otoscopía, citología, palpación con tubo de la membrana timpánica y lavado de oídos. Las otitis externas no son complicadas de diagnosticar pero las otitis medias son difíciles de abordar. Tratamiento de la otitis en perros Si es causada por un cuerpo extraño, primero se debe eliminar este mediante la limpieza del canal auricular y luego tratar la otitis que ha provocado. Es importante la limpieza para que las soluciones tópicas que se van a emplear puedan contactar adecuadamente con el epitelio del conducto. Una vez realizada la limpieza se tratará el oído dependiendo de qué agente esté actuando: acaricidas, antifúngicos o antibióticos. Además de la vía tópica se utilizará la parenteral y/u oral para favorecer la resolución del proceso. A manera preventiva se puede colocar un collar isabelino para evitar lesiones producidas por el rascado. Es importante aclarar que cada uno de los gérmenes que causan la otitis se deben tratar con medicaciones diferentes, por lo tanto, identificar cuál o cuaáles están presentes en los oídos de un perro con otitis es un paso fundamental para que el tratamiento tenga éxito. La infección se puede prevenir si limpias los oídos de tu perro periódicamente y después del baño, si evitas que esté mucho tiempo en el agua como ríos o piscinas, etc. El veterinario te podrá asesorar en la manera de limpiar los oídos a tu perro. Evita que tu perro pase mucho tiempo en el agua para prevenir la otitis.Si notas que tu perro tiene malestar en los oídos, no dejes pasar el tiempo, ya que entre más crónica se hace una otitis aumenta la dificultad para lograr un tratamiento exitoso. Consulta rápidamente con el veterinario para que te indique cuáles son los pasos a seguir para tratar adecuadamente esta afección. Actúa de manera oportuna para que tu peludo pueda mejorar lo más pronto posible.   Fuente: http://notasdemascotas.com]]>

No se trata del único concepto erróneo en esta regla. El proceso de maduración y envejecimiento de un ser humano es muy diferente al de los perros, por lo que intentar asimilar ambos procesos es erróneo. Un perro suele ser fértil sexualmente después del primer año de vida, pero un humano no lo es a los siete años; estos animales se desarrollan mucho más rápidamente durante los dos primeros años, a diferencia del hombre, que no alcanza su madurez física hasta mucho después. La mayor parte de perros viven entre 8 y 16 años, y de hecho, no es nada raro que un perro supere los 13 (91 años humanos) Hace más de medio siglo, el investigador A. Lebeau fijó las diferentes etapas en el desarrollo del perro, y llegó a la conclusión de que durante su primer año, estos crecen 20 veces más rápido que los humanos, pero envejecen sólo cinco veces más rápido. En resumidas cuentas: un lío. Por esa razón, algunas de las calculadoras que se pueden encontrar en la red ya tienen en cuenta este desfase temporal. [caption id="attachment_8231" align="alignleft" width="300"] Ven un fin de semana a Mas-Torrencito 2 noches con desayunos y cena por 90€[/caption] Hay otro problema con esta regla. La mayor parte de perros viven entre 8 y 16 años, y de hecho, no es nada raro que un perro supere los 13. Una cifra que, siguiendo dicha regla, equivaldría a los 91 años humanos, algo mucho menos habitual. Sin embargo, no todas las razas tienen la misma longevidad. Por alguna razón que la ciencia aún no ha sido capaz de resolver, los perros de mayor tamaño tienden a vivir menos que los más pequeños, algo que contradice la tendencia más frecuente en la naturaleza, que es que, cuanto más pequeño sea un animal, menos longevo suele ser. Con el objetivo de resolver dichas dudas, Business Insider ha publicado una tabla con una estimación más aproximada de las equivalencias entre la edad humana y la animal, una útil guía si queremos entender en qué momento de su vida se encuentra nuestra mascota. El nacimiento de una idea equivocada ¿Cómo surgió esta idea? El origen es también confuso. Un artículo publicado en The Wall Street Journal recuerda que una inscripción en la Abadía de Westminster del siglo XIII sugiere un ratio de 9 años animales por uno humano, al fijar la edad media de los perros en 9 años y, la de los hombres, en 81 (vaya, parece que nuestros peludos compañeros han salido ganando a lo largo de los siglos). El naturalista francés Georges Buffon señalaba una relación semejante, sólo que aumentando la edad de los perros a entre 10 y 12, y la del hombre, entre 90 y 100 (toma ya). Fue probablemente durante el siglo XX cuando los números se atemperaron y nació la relación de 70 años para los humanos y 10 para los animales. Efectivamente, 7 a 1. El veterinario William Fortney señala que es probable que se tratase de una jugada de marketing, ya que pensar en lo rápido que pasaba la vida de los animales animaba a sus dueños a llevarlos al veterinario con mayor frecuencia. En realidad, cualquier equivalencia es un puro espejismo: si pensamos que a los 9 años nuestro perro está a punto de jubilarse, lo único que estamos haciendo es atribuir cualidades humanas a nuestro animal que, además, probablemente habrá pasado sus 8 años previos repantingado en el sofá.]]>