en verano, ojo a las patitas de tu mascota

Pero aunque tenemos tanto cuidado de protegernos a nosotros mismos no se nos pueden olvidar nuestras mascotas. La mayoría de los perros tiene una piel/pelo que los protege para que no se quemen, pero no nos podemos olvidar de las patitas. Una clínica de veterinarios en Estados Unidos acaba de compartir una foto que muestra lo que puede ocurrir si un perro camina en el asfalto un día caluroso.

“Esto es lo que pasa si un perro camina en el asfalto un día caluroso. Así que siempre deben tocar la acera o la calle. Si está muy caliente para ti definitivamente va estar muy caliente para tu mascota.”   ¿Pero uno cómo va a saber si es demasiado caliente? Moon Valley Canine Training tiene una buena regla para ver si el asfalto está demasiado caliente para el perro. Pon la mano contra el asfalto (no la palma, el otro lado) y cuenta hasta 5. ¿Te quemas? Entonces está demasiado caliente para tu perro.   Es muy importante pensar en que el asfalto se pone más caliente de lo que uno cree. La hierba nunca se calienta tanto, así que un día de calor es mejor caminar con el perro en la hierba. También hay zapatos especiales que uno pude comprar para proteger las patitas. Si llevas tu perro a la playa siempre debes tocar la arena. No solamente toques lo de encima, mete la mano y toca hasta un centímetro debajo de la arena. Si está haciendo mucho viento se siente más frío, pero la arena puede seguir estando muy caliente. Y no se te olvide darle mucha agua a tu perro cuando hace calor. Por favor comparte esta información con todas las personas que tienen perros. Si quieres ver más artículos como este ponle like al botón de abajo.
POR NEWSNER | ANIMALES | 2016-06-23
]]>

Please follow and like us:

raza = peligrosidad?

La ciencia se ha pronunciado al respecto en varias ocasiones y expertos en conducta animal de todo el mundo coincidimos que la raza no condiciona la peligrosidad de un perro. raza = peligrosidad? La peligrosidad de un perro no depende de su raza, sino del individuo en sí, sea o no sea de raza. 
Foto: Alberto Nevado - El Mundo del Perro.Los estudios en genética aclaran que los factores comportamentales que inducen a la agresividad no están unidos al genotipo de un individuo, y mucho menos al fenotipo, que es de lo que se trata al diferenciar unas razas caninas de otras. Tan sólo pueden existir factores genéticos (en determinados linajes o líneas de sangre, y no en determinadas razas) que, unidos a un ambiente y/o una educación determinada, pudieran tornarse más fácilmente en caracteres peligrosos y en desencadenar brotes de tipo agresivo. Estos individuos “defectuosos” pueden darse en cualquier perro sea de raza o no. La raza o el mestizaje no condicionan la peligrosidad de un perro, una buena selección y buena educación por parte de los dueños sigue siendo la base fundamental para impedir que un perro se convierta en un animal peligroso. La ley española de Perros Potencialmente Peligrosos (Ley PPP 1999) es una controvertida e inadecuada ley sin base científica alguna, ya clasifica y discrimina razasde perros y propietarios. Esta ley, en su primer epígrafe, nombra y tilda de potencialmente peligrosas a determinadas razas caninas (ocho o más, dependiendo de la comunidad autónoma) y posteriormente, en el epígrafe II, engloba a casi el 50 por 100 de las razas caninas con características similares (unas 200 aproximadamente). Entonces, ¿para qué nombrar a las ocho primeras? Tampoco aborda con criterio el factor mestizaje entre un PPP y otro que no lo es, y no atiende a las razas que se derivan o son origen de dichas PPP, ya que no se entiende por qué hay razas nombradas y no se nombran a las derivadas de éstas. En definitiva, una ley realizada por políticos y sin asesoramiento técnico alguno. EL TAMAÑO SÍ IMPORTA En cualquier caso, cabe admitir que el tamaño importa, ya que evidentemente la peligrosidad de un perro de cinco kilos no es igual a la peligrosidad de un perro de 40, pero no olvidemos que la intencionalidad en el mordisco de un pequeño Yorkshire es la misma a la intencionalidad en el mordisco de un Mastín, lo que cambia es el tamaño de la “herramienta”. ¿Cómo se calcularían entonces los kilos necesarios para que un perro pueda ser considerado peligroso? Aún así, queriendo contemplar las estadísticas de países como Francia, Alemania, Argentina, EEUU, Gran Bretaña y España, ninguna raza se sitúa en un número estadístico significativo para determinar su mayor peligrosidad. Al lo contrario, el mayor número de agresiones las realizan los perros mestizos, que suelen ser los más abundantes y de los que se ejerce menos control. Si va a adquirir una raza de las denominadas PPP, debe saber que, aunque es una ley sin criterio, como toda ley debe cumplirse y según en la comunidad autónoma en la que se resida la lista puede variar en algunas razas. En cualquier caso, la tenencia de estos perros PPP exige unas determinadas obligaciones y normas a cumplir por parte de sus propietarios.
]]>

Please follow and like us: