Dime cómo vives y te diré qué animal necesitas – mastorrencito

Anuncio de mastorrencito...

VEN ESTE MES DE OCTUBRE a diario de domingo a viernes (2 noches mín.)  a MASTORRENCITO y te REGALAMOS 50 €

Disfruta de nuestra piscina climatizada

pon OCTUBRE en código promocional (TARIFA ESTANDARD) en nuestra web www.mastorrencito.com

mastorrencito… la primera casa rural para MASCOTAS que acepta personas”Ven con tu mascota y disfruta de un entorno inigualable…. ven a mastorrencito. Entra en nuestra web: www.mastorrencito.com  y haz tu reserva para este otoño.

Y recuerda: #nocompresadopta

Las preguntas que debes responderte antes de incorporar una mascota a tu vida. Dime cómo vives y te diré qué animal necesitas – mastorrencito

Dime cómo vives y te diré qué animal necesitas
Escoger un animal no debe ser una decisión impulsiva ni obedecer a una moda, porque condiciona tu vida durante años (GlobalP / Getty Images/iStockphoto)

Cada vez son más las personas que deciden compartir su vida con un animal. Y hoy, 4 de octubre, Día Mundial de los Animales, es un buen momento para recordar que ese paso exige cierta reflexión previa, que incorporar un perro, un gato u otro animal como compañero de vida no es como comprarse unos zapatos, no puede responder al deseo de darse un capricho ni debe elegirse la “mascota” por su aspecto, popularidad, tamaño o porque “me encantan los animales”.

gusten muchísimo o no, tener un animal es una responsabilidad para un montón de años, comporta obligaciones y gastos, e implica al propietario pero también a su entorno. “Antes de elegir o incorporar un animal de compañía a nuestra vida deberíamos reflexionar y tener clara la respuesta a una serie de preguntas, comenzando por el por qué: ¿por qué quieres compartir tu vida con un perro o un gato? (u otro animal doméstico)”, asegura Paula Calvo, etóloga y directora de la plataforma Antrozoologia.com (una asesoría científica especializada en el vínculo humano-animal).

Antes de comprometerse con un animal conviene preguntarse por qué quieres compartir tu vida con él

Antes de comprometerse con un animal conviene preguntarse por qué quieres compartir tu vida con él (PeopleImages / Getty Images)

Y una vez analizadas las razones, vale la pena preguntarse si estaremos actuando de manera impulsiva, si se trata de una decisión que se viene gestando desde hace tiempo o es algo que hemos pensado ahora y existe el riesgo de que nos arrepintamos después. Para aclararse, conviene hablarlo con el resto de la familia o las personas con quien se convive, porque la decisión va a afectar a todos.

Llegados a este punto, surge la siguiente pregunta: ¿cómo puede cambiar mi vida o mi estructura familiar en los próximos diez años? Porque la incorporación de un perro o un gato a nuestra vida es un compromiso para muchos años.

Primeras cuestiones

¿Cómo puede cambiar tu vida en diez años? ¿Qué pasa si no se comporta como esperas? ¿Tu bolsillo puede permitírselo?

En ese futurible, también hay que reflexionar sobre cómo va a ser tu vida con una mascota, cómo afectará esta a tus aficiones, a tus viajes, a tus vacaciones… Y realizar una estimación del gasto que comportará (comida, cuidados veterinarios, accesorios, servicios…) y valorar si tu presupuesto puede permitírselo.

Calvo explica que también hay que preguntarse a uno mismo “si se es suficientemente flexible, porque igual el animal no se comporta luego como quieres o como piensas que hará”. En este terreno, añade que también hay que plantearse si se está dispuesto a adaptar la casa a sus necesidades y si se le va a poder dedicar tiempo.

Si quieres un perro

¿Podrás pasearlo dos o tres veces al día? ¿Quién lo hará? ¿Estás dispuesto a ser cívico, recoger cacas y evitar que ladre?

“Si, por ejemplo, quieres incorporar un perro a tu vida, debes cuestionarte si podrás sacarle a pasear dos o tres veces al día; y si la respuesta es no, tu siguiente pregunta habrá de ser ¿quién lo sacará?”, detalla la antrozoóloga.

Añade que antes de meter un perro en casa también hay que plantearse “si se está dispuesto a ser cívico, a recoger sus cacas, a evitar que ladre, a destinar tiempo a educarlo y socializarlo…”

Si te gusta la tranquilidad, deberás elegir una mascota capaz de adaptarse a ese estilo de vida

Si te gusta la tranquilidad, deberás elegir una mascota capaz de adaptarse a ese estilo de vida (berkozel / Getty Images/iStockphoto)

Si una vez hechas estas reflexiones y respondidas todas estas preguntas uno decide seguir adelante con la idea de convivir con un animal, llegará el momento de elegirlo, de determinar qué animal metemos en casa. Según un estudio realizado hace algún tiempo por Affinity, uno de cada tres propietarios escoge su perro priorizando criterios de carácter emocional, o por características como la raza, el sexo o la edad del animal. Sólo dos de cada diez lo hace teniendo en cuenta las necesidades del animal o su adecuación al estilo de vida del propietario que, según los especialistas como Calvo, deberían ser las cuestiones clave cuando queremos incorporar una mascota a nuestra red social.

Cómo somos, cómo vivimos, con quién, cuánto estamos en casa, de qué dinero disponemos y qué deseamos y esperamos del animal son temas fundamentales a la hora de escogerlo. Teniendo en cuenta estos criterios, la experta en vínculo humano-animal ofrece algunas recomendaciones que pueden ayudar a decidir qué perro o gato (son las mascotas más habituales) se adapta mejor a nosotros y nuestras circunstancias.

Por estilo de vida

Cómo vivimos, nuestro estilo de vida, es clave para elegir un animal doméstico. Si eres una persona activa, necesitas un perro que siga ese ritmo, mientras que si eres muy tranquilo y quieres un animal que esté tumbado a tu lado mientras ves la televisión o lees, tendrás que buscar un animal que se adapte a esas características.

“Dentro de los activos, también hay que saber distinguir si eres una persona activa con tiempo de ocio que podrá hacer muchas cosas con un perro superactivo o si eres muy activo y trabajas mucho, viajas mucho… porque entonces ese animal no podrá ser atendido como necesita, y quizá debas plantearte que para ti es mejor un gato, o bien acordar qué otra persona de la familia se ocupará de él”, indica Calvo.

El gato puede ser más adecuado para quienes pasan poco tiempo en casa

El gato puede ser más adecuado para quienes pasan poco tiempo en casa (minoandriani / Getty Images/iStockphoto)

Para quienes prefieren la tranquilidad, el consejo de esta etóloga es optar por perros grandes, que requieren menos paseos y ejercicio porque se cansan antes. “Una buena elección es un boyero de Berna, que es grandote pero muy tranquilote, incluso de cachorro”, ejemplifica.

Y subraya que la receta de perro grande vale también para quienes viven en casas pequeñas. “Más que el espacio donde vivimos, hay que pensar en las horas dedicación; cuando pensamos en perros pequeños porque vivimos en pisos pequeños nos equivocamos, porque normalmente los perros de menor tamaño son más activos y necesitan más espacio y que se les saque mucho”, dice.

Por contra, asegura que los galgos, a pesar de su tamaño y su pasión por correr, son un excelente animal de compañía: “Es un perro que necesita hacer carreras cuando sale a pasear, pero en casa es tranquilo y cariñoso”.

Por horarios

Otro punto determinante para elegir animal doméstico son tus horarios: el tiempo que pasas en casa y las horas que puedes dedicarle cada día, porque ello determinará si es más conveniente que escojas un perro o un gato, y el tipo más adecuado.

Calvo indica que el gato encaja mejor en el perfil de una persona ocupada, que está poco en casa, porque es más independiente y no necesita que le saquen a la calle varias veces al día, aunque advierte que si se viaja, se necesita contar con alguna persona que vaya a diario a cambiarle el agua y la bandeja de arena.

“Si soy una persona que me tengo que mover mucho por trabajo o por ocio, que viajo mucho, tengo que pensar qué voy a hacer con el animal, si tengo una red que se ocupe de él o si tengo economía suficiente para dejarlo con un canguro o en una residencia”, sea perro o gato, reflexiona.

Por presupuesto

Un aspecto que muchas personas no valoran al elegir mascota y tiene relevancia es el económico. “Hay que hacer cuentas antes de comprometerse con un animal, porque conlleva gastos, mayores o menores en función de sus características”, advierte Calvo.

Los gastos y básicos son alimentación, desparasitación periódica y las visitas (al menos una al año) al veterinario. “Deberíamos pensar en 50-60 euros al mes como mínimo en el caso de un perro pequeño que come poco y no te da complicaciones”, indica la experta de Antrozoologia.com.

Un animal comporta gastos, y los cachorros y determinadas razas son más costosos porque requieren más cuidados veterinarios
Un animal comporta gastos, y los cachorros y determinadas razas son más costosos porque requieren más cuidados veterinarios (ilona75 / Getty Images/iStockphoto)

En general, en los cachorros y los animales geriátricos, de más edad, los gastos acostumbran a ser mayores porque requieren más accesorios y cuidados veterinarios extras. La raza también influye en el coste. “En general, las razas de menor tamaño resultan más económicas a la hora de la desparasitación y la alimentación; también hay razas que acostumbran a tener más problemas de salud y otras que requieren más cuidados, como llevarlos a menudo a la peluquería”, dice Calvo.

A modo de ejemplo cita el bulldog francés, que es un perro muy alegre, un gran animal de compañía y está muy de moda, pero requiere muchos cuidados porque tiene una piel muy delicada, sufre muchos problemas dermatológicos y dificultades respiratorias.

Por temperamento

La experta en el vínculo humano-animal también aconseja tener claro qué tipo de temperamento nos gustaría para nuestro animal de compañía antes de incorporar uno a nuestra vida. “La gente no se lo plantea, pero hay que reflexionar si lo quieres obediente, si te gusta cariñoso y tranquilo o quieres un animal juguetón, activo… El tipo de temperamento es más importante que su aspecto, que el pelaje o el tamaño”, razona.

Y cita el caso de los perros Jack Russel, que por tamaño parecen manejables, idóneos para un piso, “pero son muy nerviosos y necesitan muchísimo ejercicio; y son divertidos pero no fáciles de educar como perro de compañía”. En cambio, cree que se puede convivir con un mastín o un San Bernardo en un apartamento siempre que se le faciliten unas horas de ejercicio al día. Apunta, no obstante, que, como en todo, siempre hay la excepción que confirma la regla.

Los perros de raza Jack Russel son divertidos,pero muy nerviosos y necesitan mucho ejercicio diario
Los perros de raza Jack Russel son divertidos,pero muy nerviosos y necesitan mucho ejercicio diario (damedeeso / Getty Images/iStockphoto)

En general, dice Calvo, los perros de razas cazadoras son más nerviosos. El temperamento de los pastores depende de la raza y de la línea genética y de trabajo. “Los pastores alemanes, por ejemplo, los hay criados para compañía y otros para ser perros de rescate”, observa.

Por entorno

La antrozoóloga advierte que a la hora de pensar en el temperamento de la mascota también hay que valorar el de las personas con quienes va a convivir. “Si tienes un hijo muy activo, lo último que le hace falta es un perro igual de activo, porque los hay que cuando juegan van subiendo el nivel de juego y se sobre activan; en ese caso necesitarás un perro tranquilo, pero que sea joven, para que pueda jugar”, comenta.

Para conocer el temperamento del animal, más allá del origen, Calvo cree que una buena opción puede ser apostar por uno que esté en una protectora, porque los cuidadores los conocen y pueden explicar cómo se comporta, mientras que en el caso de los cachorros, aventurar su conducta “es una apuesta”.

Para escoger un animal por su temperamento es útil acudir a una protectora, donde los cuidadores saben cómo se comportan
Para escoger un animal por su temperamento es útil acudir a una protectora, donde los cuidadores saben cómo se comportan (hedgehog94 / Getty Images/iStockphoto)

Pero en lo que respecta al entorno, lo importante, dice la experta consultada, es que haya consenso, que todas las personas que viven en la casa estén de acuerdo en la incorporación del animal, en los pros y contras que conlleva y en las tareas que tendrán que asumir. “No vale con que los niños o uno de los miembros de la pareja lo quiera; debe haber consenso en todo, porque si no luego surgen conflictos de convivencia y puede provocar que se abandone al animal”.

Por edad

La edad es otro elemento a valorar cuando se quiere elegir un animal de compañía. “Los cachorros sólo están indicados para quien está dispuesto a dedicar, durante un año, bastante más tiempo del habitual al animal; al cachorro hay que educarlo más que a un adulto, porque partes de cero: hay que enseñarle a no romper cosas, a interactuar, hay que socializarlo con perros y personas… Un cachorro es precioso, pero te supone un esfuerzo extra que debes sopesar”, resume Calvo.

Los cachorros son preciosos, pero requieren un esfuerzo extra en dedicación, tiempo y dinero

En cambio, los animales adultos ya tiene muchas cosas aprendidas y se trata de readaptarlas al propio entorno.Y para quienes buscan tranquilidad, la recomendación rotunda de la etóloga es adoptar un animal geriátrico: perros a partir de ocho años y gatos sobre los 10. “Si quieres un animal que se adapte pronto y sea pachón, elige uno geriátrico, que te permitirá compartir con él unos cuantos años de tranquilidad”, asegura.

Fuente: https://www.lavanguardia.com –

—-

Muchas gracias y esperamos veros pronto. ‪#‎nocompresadopta‬

Mas Torrencito, la primera casa rural para mascotas que admite personas

y si quieres regalar alguna estancia a tus amigos o familiares entra en nuestra tienda y adquiere un bono con descuento…. La Tienda

Palabras claves: Casa rural girona Turisme rural girona Cases rurals girona Casa rural girona piscina Alojamiento rural girona Cases rurals girona baratas Escapada rural girona Girona cases rurals

Dejanos tu valoración sobre el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Dejanos tu comentario, valoramos mucho tu opinión en mastorrencito

Ver comentarios

un comentario en “Dime cómo vives y te diré qué animal necesitas – mastorrencito

  1. Ojala me hubiera planteado todas esas cuestiones antes de adoptar a mi perra, laquiero mucho, pero es un trabajo agotador, y nadie colabora en nada. En fin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *