fbpx
Seleccionar página

El animal, que está bajo custodia de una ONG, centra una disputa legal tras pedir el gerente de la perrera municipal que vuelva a la instalación. . ‘Leo’, el perro que sobrevivió al cuchillo de un parricida, busca nuevo hogar

Días antes de la Navidad. En Oviedo, Nuria González, de 86 años, fue asesinada a puñaladas por su propio hijo, Vicente F. G. Pero en aquella tragedia hubo una segunda víctima, que sobrevivió milagrosamente al ataque: se trata de Leo, el perro de la difunta, que recibió cinco puñaladas, supuestamente al intentar proteger a su ama. Ahora, ya restablecido de sus heridas físicas, Leo busca un nuevo hogar, ajeno a la batalla que se ha emprendido por su custodia. Porque, en un inesperado giro de la polémica en torno al albergue municipal de animales, el nuevo gerente ha reclamado la tutela del can, que a principios de año fue adoptado por la ONG Mundo Vivo.

“Leo recibió cinco puñaladas, cuatro en el cuello, de las que ya se ha recuperado, y una muy fea en una oreja, que aún le duele”, relata Luis Bernardo, presidente de Mundo Vivo. Aquel ataque, explica Bernardo, traumatizó al animal más allá de las heridas físicas. Según relatan desde la ONG, el perro, de unos cinco kilos de peso y diez años de edad, “tiene miedo a los hombres”, pero sus respuestas nunca son agresivas. Al contrario: describen a Leo como “un perro activo y muy cariñoso, que solo necesita que le den cariño y confiar”.

Un calvario

Desde aquel fatídico 18 de diciembre en el que el animal presenció la muerte de su dueña y sufrió él mismo un brutal ataque, Leo ha pasado un auténtico calvario. Una vez que el veterinario le trató de las heridas que sufrió en el ataque, le enviaron a la perrera. “Llegó allí sin mediar requerimiento judicial, como si fuera un perro extraviado”, afirma Luis Bernardo. “Leo” fue trasladado a la clínica Quirós, que hasta el 1 de enero gestionaba el albergue, permaneció allí los ocho días que marca la ley, por si su propietario o algún allegado lo reclamaba, y posteriormente, una vez que su titularidad era ya del Ayuntamiento de Oviedo, fue castrado, tal y como marca el protocolo.

Leo, el perro de la víctima de un parricida de Oviedo

“Con Leo pasa una cosa: el chip está a nombre del hijo de la difunta, del mismo que le atacó y que está en prisión. Así que obviamente nadie lo reclamó”, explica Luis Bernardo. Cumplido el plazo legal, Mundo Vivo solicitó la cesión del animal, con la intención de llevarlo a su sede y ayudarlo a restablecerse completamente, para posteriormente darlo en adopción. Lo que no esperaba la asociación es que, una vez que “Leo” estaba ya bajo su custodia, el nuevo gestor del albergue les exigiese la devolución del animal. “Nos ha dicho que el perro está inmerso en un proceso judicial y que si no lo devolvemos nos puede acusar de robo”, asegura Bernardo que, no obstante, se muestra tranquilo por tener el documento legal de cesión por parte del Ayuntamiento de Oviedo.

La ya exdirectora del albergue de animales, Eva Rodríguez, corrobora el relato de Luis Bernardo: “El perro entró bajo la gestión de Quirós. Estuvo en la clínica los ocho días que marca la ley para que sus propietarios le puedan reclamar, pero nadie lo hizo. Cumplido el plazo, y una vez que ya era propiedad del Ayuntamiento de Oviedo, se le esterilizó. Posteriormente, se cedió su titularidad a una asociación, como se hace habitualmente, para que le busquen un nuevo hogar. Pero desde el momento en que pasan esos ocho días, el animal es propiedad del Ayuntamiento y, de hecho, si se le esteriliza es por esa razón, porque tú no puedes castrar el perro de otra persona, lógicamente. La singularidad en este caso es que el animal pasó todos esos días en la clínica, y no en el albergue, porque había sufrido varias cuchilladas y tenía que recuperarse”.

Luis Bernardo: «No pueden pretender devolver a Leo al hombre que mató a su dueña y le dio cinco puñaladas al propio perro»

Pese a las presiones que están recibiendo desde el albergue de animales, los miembros de Mundo Vivo no han pensado ni por un momento en entregar a Leo al gerente de la perrera. “No pueden pretender devolverle la propiedad a la persona que mató a su dueña y que le dio cinco puñaladas al propio ‘Leo’, que además es una persona que está en la cárcel. Y tampoco pueden pretender tener al perro cinco o seis años en la perrera, pasando frío y penalidades, cuando puede tener un buen hogar”, exclama Luis Bernardo. Por ello, la asociación sigue adelante con sus planes de dar a Leo en adopción, y piden a todos los interesados que se pongan en contacto con ellos a través del Messenger, el servicio de mensajería de Facebook, o en el correo electrónico de la ONG, mundovivo2005@hotmail.com. Esa es la vía para que Leo, el perro que sobrevivió al cuchillo del parricida de Vallobín, encuentre la paz y el amor que sin duda merece.

Fuente: https://www.elperiodico.com/

—-

Muchas gracias y esperamos veros pronto. ‪#‎nocompresadopta‬

Mas Torrencito, la primera casa rural para mascotas que admite personas

y si quieres regalar alguna estancia a tus amigos o familiares entra en nuestra tienda y adquiere un bono con descuento…. La Tienda

CatalanDutchEnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish